Tasa de interes inversion bancoppel 【Ayuda Gob 】

Tasa de interes inversion bancoppel

Remesa el salvador

El negocio de Sánchez Mora es uno de los más raros. Mientras que las pequeñas y medianas empresas representan alrededor de nueve de cada 10 negocios en México, sólo alrededor de un tercio de ellas tiene acceso a la financiación bancaria, según un reciente informe del banco central. En marzo, las PYMES consumían el 9,1% de todos los préstamos en México, lo que equivale a sólo el 2% del PIB, según Moody’s.

«El crédito concedido al sector privado es aproximadamente la mitad de lo que cabría esperar para el nivel de ingresos del país», afirma Norbert Schneider, principal oficial de inversiones para México de la Corporación Financiera Internacional. «A pesar de las numerosas instituciones financieras que operan en el mercado, la penetración de los servicios financieros sigue siendo baja».

Uno de los principales y duraderos impedimentos para un crecimiento más rápido del crédito es el gran tamaño de la economía informal de México. A finales de 2017, casi el 60% de la fuerza de trabajo del país estaba empleada en el sector informal, según la oficina de censos de México, el INEGI. Esto significa que muchas empresas activas en este mercado carecen del historial crediticio, la información contable o los activos necesarios para garantizar un préstamo bancario.

Cómo enviar dinero al monedero chivo

Esta estadística presenta una línea de tiempo con la proporción de individuos que poseían una tarjeta de crédito en México entre 2011 y 2017. En 2017, aproximadamente el 9,52 por ciento de los mexicanos poseía una tarjeta de crédito, frente a más del 17,82 por ciento en 2014.

Los valores han sido redondeados.Otras estadísticas sobre el tema+Servicios financierosTerminales de pago en Italia 2000-2020+Servicios financierosValor de las transacciones con tarjeta en Italia 2000-2020+Servicios financierosNúmero de cajeros automáticos en Italia 2000-2020+Servicios financierosNúmero de tarjetas con función de pago emitidas en Italia 2009-2020

Jason fintech

No es tan inusual que un prestamista de Silicon Valley anuncie que ha conseguido 50 millones de dólares en fondos propios, pero ¿una ronda de financiación de 50 millones de dólares liderada por una cadena mexicana de grandes almacenes? Eso es inesperado. Insikt, una empresa de préstamos con sede en San Francisco, dijo el miércoles que el Grupo Coppel, un conglomerado privado mexicano, es el principal inversor en su ronda de serie D. Aunque parezca que las dos empresas están cortadas por un patrón diferente -una es una empresa de venta al por menor, mientras que la otra se esfuerza por modernizar el negocio de los préstamos-, en realidad tienen mucho en común. Ambas son expertas en la concesión de créditos a consumidores desatendidos y atienden a clientes de clase trabajadora, en su mayoría hispanos, aunque en dos lados diferentes de la frontera.

Semanario Fintech

Con el pelo plateado bien peinado y una corbata púrpura en el cuello, Ricardo Salinas Pliego habló con la confianza fácil de un hombre que no se ha preocupado por el dinero en mucho tiempo. «Hoy tenemos un banco que no existía», dijo Salinas a la multitud. «Hoy tenemos 11 millones de titulares de cuentas, gente que antes no estaba bancarizada».

Es poco probable que Salinas, un empresario mexicano valorado en 14.100 millones de dólares, se haya encontrado en la desafortunada situación de no tener acceso a los servicios bancarios. La mayoría de las personas que le escucharon hablar el pasado otoño en una cumbre de líderes empresariales de México probablemente tampoco lo hayan hecho. Pero para los 12,5 millones de clientes que ahora tienen cuentas de crédito en el Banco Azteca de Salinas, pagar los gastos diarios de la vida es un juego completamente diferente.

En teoría, ampliar el crédito a la población no bancarizada de México es un objetivo digno y que sirve al país en su conjunto. Después de todo, un México con un sistema financiero más inclusivo es un México con más posibilidades de lograr la gigantesca tarea de sacar a la mitad de su población de la pobreza. «Estamos viendo que los clientes de bajos ingresos en México, que hace 20 años sólo tenían prestamistas y amigos y familiares para cubrir sus necesidades, ahora tienen acceso a servicios formales», dice Carlos Danel, vicepresidente ejecutivo de Banco Compartamos, un prestamista de microcréditos que cobra a sus prestatarios tipos de interés increíblemente altos.

Ir arriba